Un mísero currante y punto - Esencia